Autocuidado en la Maternidad

Si algo he aprendido desde que soy madre, aunque debo admitir que me ha costado mucho, es que el autocuidado es la clave. Y sí, es que no se por qué razón nos cuesta mucho integrar este concepto en nuestras vidas a la mayoría de mujeres cuando nos convertimos en mamis.

Y es que, aunque la maternidad la vivimos todas de distinta manera, lo que pareciera que más o menos tenemos en común, es que una vez que somos madres nos olvidamos completamente de nuestras necesidades individuales.

Al principio es completamente normal, cuando los bebés están recién nacidos y es completamente lógico, estamos programadas para cuidar 24/7 de nuestro retoño y atender a todas sus necesidades.

Y con el pasar el tiempo puede ser que vayamos retomando nuestros cuidados individuales, o puede ser que no retomemos esta conciencia y nos quedemos sumergidas en la prioridad absoluta del cuidado de nuestros peques y nos olvidemos de nosotras.

Esto sin duda va creando un impacto directo en la falta de paciencia, en nuestro humor, estamos menos dispuestas y esto empieza a ser una bola de nieve, porque con esto el resultado es que lo reflejamos en nuestros peques ya que ellos absorben todo, por lo tanto sin darnos cuenta nuestros hijos empiezan a estar más irritables, menos receptivos, ante una rabieta estallamos y no atendemos desde la calma, y un largo etcétera.

Es por esto que cada día que pasa le doy más y más importancia al autocuidado, porque me he dado cuenta que olvidarnos de nuestras necesidades como individuos empieza a traer consecuencias con el tiempo, como por ejemplo:

- Dejar de cuidar de ti hace que empieces a perder la capacidad de cuidar a otros, es decir, esto empieza a afectar a tus peques también, ya que una mami que no se dedica tiempo a sí misma en algún momento llega a su límite y estalla.


- Una mami que no se cuida no les enseña a sus hijos a cuidar de sí mismos.


- El cansancio por la falta de autocuidado empieza a traer consecuencias en nuestro cuerpo y mente como dolores de cabeza y de espalda, sentimiento de culpa, estrés, rabia, tristeza.


- La relación de pareja se puede ver afectada .

3 sencillos pasos para empezar a retomar tu autocuidado:

- Regálate 1 hora al día para realizar algo que disfrutes mucho (hacer ejercicio, yoga, pilates, un masaje, leer, caminar al aire libre, meditar, dormir, ver una serie de TV, ver a una amiga, etc). Cualquier actividad que sea completamente para ti y te aporte bienestar.


- Apóyate en alguien de tu confianza para que puedas regalarte esta hora al día (pareja, madre, una amiga, etc). Si no puede ser todos los días al menos hazlo siempre que puedas. Verás los resultados!!!!


- Planifica qué harás en ese tiempo de autocuidado para que lo aproveches mejor y de esta manera te aporte bienestar el resto del día

El autocuidado es fundamental para mantener el bienestar en la maternidad y en nuestras relaciones. Dedícate ese tiempo y no lo abandones por nada del mundo. Será beneficioso para ti y para tu entorno.

Espero que estos tips te ayuden, y disfrutes del autocuidado en la maternidad. Es una gran herramienta que puede mejorar increíblemente tu día a día.

26 vistas

©2019 by Meli Barbeito Sleep Coach